Estoy en contra, pero lastimosamente, al pertenecer este acto cruel a la cultura nacional, se convierte en una actividad protegida e indistituible de tal mención.

Cualquier intento de destituir esta actividad cultural, solo sera considerada por las leyes reguladoras estatales como legal y ejecutable al probarse uno de estos aspectos:

1ero: La especie animal involucrada este en peligro de extinción o en alerta por gran disminucion de individuos. (Extremadamente dificil extinguir a la especie vacuna)

2do: El grupo humano pendiente de esta actividad cultural desaparezca, y nadie mas retome su uso. (Solo el tiempo o la aparicion de un "vengador vacuno" lo dirá)

3ero: Se emita una ley que sea aprobada por mas de la mitad del hemiciclo congresal (61 congresistas si es que todos asisten ese día -lo q es mas dificil incluso a q se extinga toda la raza vacuna-), pero todos sabemos que el actual regimen o cualquiera que entre en vigencia es reticente a extinguir cualquier actividad que se considere cultural, y mucho menos si es habituada por gente vinculada a grupos de poder.

4to: Se consiga modificar las reglas de este "deporte" (mas facil es que Don Ramon le pague la renta de 12 meses al Señor Barriga, considerando que Ramón Valdez esta muerto, pero aún asi es la mas viable de todas)

El solo hecho de involucrar una especie animal en un deporte ya expone de por si la calidad inmoral de este. Yo guardo fuerzas para cuando se modifique el reglaje de la actividad taurina, o, en todo caso, los tiempos venideros nos den un buen argumento en contra que nadie pueda tirar por el piso.